Kroptkin

LA LIBERTAD NO SE DA, SE TOMA. Kropotkin

martes, 24 de marzo de 2009

Hasta la bandera



Normalmente, en el Parc de Vallparadís, puedes ver gente que sale a caminar, a hacer deporte, a pasear al perro... pero una vez al año, se llena de gente con neveras portátiles que cubren el césped con los colorines de las mantas que usan para sentarse. Es el Picnic Jazz, un concierto popular al aire libre que se programa en el Festival anual de Jazz de Terrassa. Bonito pero agobiante...yo es el primer año que voy, no entiendo mucho de jazz y las aglomeraciones no me gustan, así que no tengo muy claro si volveré el año que viene.

3 comentarios:

antonion dijo...

Hombre, esas cosas molan, sobretodo si no es más q una vez al año, no??. Ademas muchas veces t sorprendes de lo q puedes sacar de ahí.

Un abrazo

Crazy dijo...

La verdad es que está bien pero como siempre seguimos las directrices marcadas hasta para ir al parque de picnic. Nunca había visto el parque tan lleno, ningún otro domingo del año a la gente se le ocurre ir de picnic al mismo parque ¡qué curioso!
Yo me puse a un lado del escenario, de cara al público, y me dediqué a observar como reaccionaba la gente que estaba escuchando el concierto. Primero me emocioné. Pensé: mira la gente como disfruta, bailan, siguen el ritmo, se ríen, están en familia, o con los amigos, disfrutan de una cerveza… pero después pensé: ¡joder! y porqué nos permitimos eso un domingo cada tantos, y el resto de días vivimos medio amargados, sin tiempo para nosotros, con el mínimo de calidad a les relaciones personales? Porque nos conformamos a esta mierda de vida si con un poco de esfuerzo podríamos cambiarla? Porque nos conformamos con un Picnizjazz una vez al año. El sistema dirá: una vez al año no hace daño.
Por último, desperté del todo cuando me di cuenta que todos los blanquitos estábamos en el césped disfrutando del jazz, y unos cuantos negritos, no pocos, estaban de pie delante de un mantel lleno de cd’s… el sueño acabó, seguíamos estando en este sistema de mierda.
¡Por unos momentos fue bonito!

Aretusa dijo...

Uff a mí me hubiera encantado ir.
Más por el Jazz que por la gente.
Saludos