Kroptkin

LA LIBERTAD NO SE DA, SE TOMA. Kropotkin

sábado, 17 de diciembre de 2011

Batallitas del abuelo III...

... o como se puede ser tan capullo.

Manifestación contra los desahucios en Terrassa, por el derecho a la vivienda, contra el sector bancario y sus políticas respecto las hipotecas. Vale, hasta aquí todo en su sitio. Voy para allá a hacer las fotos, llego un poco antes del inicio para hacer fotos de ambiente, que si patatín, que si patatán... tres cuartos de hora haciendo fotos, y cuando me tenía que ir para otro acto, reviso las fotos hechas y... error en la tarjeta de memoria. No puedo ver ninguna foto, la pantalla negra. ¡Mierda! ni una sola foto guardada. ¿qué coño ha pasado? Si las había ido revisando cada vez que las hacía. Abro el compartimento de la cámara para cambiar la tarjeta, y sorpresa, no hay tarjeta. Momento cercano a la enajenación mental. ¿la he sacado y no me he dado cuenta? ¿se la ha tragado la cámara? Sin entender nada, meto la tarjeta nueva y a hacer cuatro fotos rápidas, para salir corriendo para el siguiente acto a fotografiar.

De camino al otro sitio, voy buscando en los bolsillos, en la bolsa, casi hasta dentro de los gallumbos. Al final me iluminé, me había dejado la tarjeta en el diario cuando había pasado a descargar otras fotos. Cagüentó lo que se menea, pensaba que se me estaba yendo la pinza... Podía ver las fotos justo después de hacerlas, porqué por unos momentos se quedan almacenadas en el bufer de la cámara, pero luego se iban al limbo de las fotos...

En fin, que hay que ser merluzo... lo de los bancos y las hipotecas, no creo que haga falta más comentario...panda de cabrones y punto.

3 comentarios:

Vera E. dijo...

jajajaja...mi cámara avisa "no hay tarjeta, no hay tarjeta". Fuera de broma, te imagino echando pestes...con la rabia que da perder fotos, y más si es cuestión de trabajo.

De bancos mejor no hablar.

BsoT.

Sergio dijo...

Putadón... el otro día me pasó lo mismo pero con meras fotos familiares que no tienen mayor importancia. Caí cuando mi hija me pidió que se las enseñara y ya llevaba hechas como 20.
Los momentos nunca vuelven, y algunos son irreemplazables, por cotidianos que parezcan.

Daniel García-Sala dijo...

Esas cosas pasan, pero solo deben para una vez :-)
Seguro que en el menú de tu cámara puedes personalizar que la cámara no haga fotos sin tarjeta. A mí me pasó en la época del carrete de fotos.
Un saludo.