Kroptkin

LA LIBERTAD NO SE DA, SE TOMA. Kropotkin

jueves, 27 de octubre de 2011

Catando

Nunca había estado en una cata de vinos. Es curioso la de cosas que encuentran la gente que entiende de "caldos" (algo se aprende...) solo con olerlos y darle cuatro sorbitos ( o diez o quince, je,je). Yo solo sé si un vino me gusta o no me gusta, y me es indiferente si vale 3 euros o 200 la botella.

Que conste, que aunque me ofrecieron muy amablemente probar los vinos, no tomé ni gota...

1 comentario:

Vera E. dijo...

Me gusta la perspectiva. El segundo estaba ansioso de saborear. Debe ser curiosísimo ser catador de vinos.

BsoT.