Kroptkin

LA LIBERTAD NO SE DA, SE TOMA. Kropotkin

viernes, 30 de marzo de 2012

Leticia Dolera

Se acaba de estrenar REC 3, película protagonizada por Leticia Dolera. Este mes de marzo estuvo por Terrassa, en el Base Film Festival organizado por ESCAC (Escuela superior de cine y audiovisuales de Catalunya).

Dio una charla en la que habló de su experiencia como actriz y como directora de cortos.

Antes de ir para el acto, me dijeron en el diario que en portada iba una foto vertical, maquetada muy muy delgada, por lo que querían una foto de cuerpo entero que pudiese recortarse a lo largo.

Cojonudo, habrá que pillarla y pedirle que se deje hacer el retrato. Al llegar a ESCAC, me dicen que Leticia está en una charla que el director de REC 3 (que tengo entendido que es su pareja) está dando justo antes de la de Leticia. No hay más pelotas que intentar sacarla de la charla para hacer el retrato antes que empiece a hablar ella. La charla se hace en una aula a reventar de gente, y ella está en primera fila. Así que, encorbado rollo el jorobado de Notre Dame, me acerco a primera fila y le digo si es sería tan amable de salir para hacerle la foto. ¿Ahora? me responde. Le digo: Sí, ahora, con cara de pena, rollo el gato de Shrek. Para mi sorpresa, me dice "vale", y salimos a fuera para hacer el retrato de arriba. La mar de maja la chica, muy simpática. Fue una agradable sorpresa.

Durante la charla, estuve unos diez minutos haciendo fotos, intentando pillarle algún gesto o mirada para darle un puntillo a la foto. Como he dicho era en un aula, por lo que me coloqué en el pasillo lateral junto a la pared, donde no molestaba a nadie. Cuando estaba poniendo la tapa al objetivo para largarme, un chaval que asistía a la charla, estudiante flipao de cine, fijo, me hace un gesto. Me acerco y me dice:"oye, ¿puedes dejar de hacer fotos? estás molestando, a mi y a los demás". Le contesto que ya había acabado y salgo del aula. Justo cerrar la puerta, pienso: "¡pero que cojones!". Me hervía la sangre. Volví a entrar, fui para el chaval y le dije: "mira niño, el día que trabajes, si es que alguna vez lo haces, no te gustará que te toquen los huevos". El chaval se me quedó mirando y me dijo que no era su intención molestarme. Le di una palmadita en el hombro y me largué. La sangre me siguió hirviendo un ratito más, pero al menos no me quedé con aquello dentro por no haberle contestado. En fin, historias de una actriz la mar de maja y de estudiantes de cine gilipollas. Batallitas del abuelo cebolleta...

3 comentarios:

Kacho dijo...

PERO ¡¡¡QUÉ TÍO MÁS CHUNNNNGOOOO!!! Salir , pensarlo y volver es de ser muuuuyyy chungo. Me has hecho soltar una carcajada, tío. Lo cierto es que el pavo se lo merecía y se lo pensará antes de volver a faltarle al respeto de una persona que está haciendo su trabajo. Jajajaja!!!!

Las fotos, chulas. Y ella, tienes razón, majísima.

Un abrazazo

Vera E. dijo...

Como sigas con las estrellas vas a superar a García-Sala, ahora que no me oye :)

En cuanto al resto, el de las gafas ya lo ha dicho todo.

BsoT.

Alberto Tallón dijo...

Vera, el señor García-Sala está a años luz, pero gracias!

Kacho, la verdad es que el tio me los tocó bien...chungo chungo no, pero hay veces que... saludos crack!